Las ventajas de franquiciar estética hoy en día

Franquiciar estética es una de las opciones actuales del sector de la imagen y cuidados estéticos. Es un gremio que ha evolucionado mucho también de la mano de las franquicias. En España, como en el resto de países, el sector ha ido encontrando caminos para satisfacer la demanda creciente y se ha popularizado el uso de peluquerías, centros de depilación, de uñas o cabinas de estética donde ofrecen los cuidados básicos, las nuevas tendencias y las técnicas más novedosas.

El culto a la imagen ha disparado el interés por todo el público en aplicarse tratamientos faciales y corporales, controlar la depilación, sumarse a cortes del cabello de moda, perfilado y decoración de uñas y cuantos métodos contribuyan al embellecimiento estético.

Hay cabinas que están especializadas en el cabello como peluquerías, estética de uñas o se dedican a tratamientos de estética en general para ofrecer un servicio integral a sus clientes. Y de estos negocios exitosos ha nacido el prototipo que da origen a una red de franquiciados cuyo emprendimiento les lleva a eligir su camino profesional adoptando ya un modelo de negocio con un histórico exitoso demostrable.

Para muchos profesionales que salen de sus academias y para quienes salen de un centro donde han adquirido su experiencia profesional, franquiciar belleza se presenta como una oportunidad empresarial interesante.

En el mercado actual, adquirir una franquicia de este tipo ronda los 50.000 euros como base y a partir de esta inversión en adelante. Todo depende de los sistemas disponibles que van de menor a mayor segmento en base al público que va dirigido, pero también de las características del negocio a franquiciar.

No es igual para peluquerías que para cabinas de uñas o salones con tratamientos integrales de belleza, por lo que conviene tener claro qué tipo de local y de servicios se van a ofrecer. Y también hay que tener en cuenta que los locales son aptos a partir de 40 metros cuadrados pero al menos se necesitan 3 personas atendiendo al público, lo cual representa personal contratado.

Sin embargo, en una tienda pequeña nos bastará con contratar el personal mínimo, mientras que en un sitio más grande y con mucho éxito, necesitaremos más empleados para que podamos atender a todos nuestros clientes.

En este sector, recurrir a una franquicia es uno de los métodos más seguro para lograr ganancia y popularidad. Pero, para emprender un negocio como esto, es siempre aconsejable recurrir o pedir consejos a los expertos, que llevan mucho tiempo trabajando en este sector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *