Precauciones durante el uso de navajas de afeitar

uso-navaja-de-afeitar

Utilizar navajas de afeitar para mantener en orden y bajo control el vello facial es una práctica que viene desde hace bastante tiempo y se mantiene vigente hoy en día pasando por encima de las propuestas tecnológicas que grandes marcas nos brindan; la razón es desconocida pero quizá guarde relación con el hecho de disfrutar del clásico y varonil corte de barba utilizando navajas.

Las navajas de afeitar que se utilizan suelen tener bastante filo por lo que su uso debe hacerse con sumo cuidado si no queremos terminar con un corte que nos deje mal parados; es por eso que seguir algunas recomendaciones sobre la utilización de este elemento de belleza masculino hará que no sólo tengamos una barba cuidada, sino que la misma no pase desapercibida por nadie.

Posibles cortes

La naturaleza de las navajas de afeitar hace que sean elementos con un nivel de corte bastante alto por lo que no es nada raro el que nos podamos hacer cortes durante el afeitado. La práctica hará que nos familiaricemos con su utilización disminuyendo así la posibilidad de que resultemos heridos durante su uso.

Higiene de la navaja

Una navaja de afeitar es por excelencia un elemento que no se puede compartir bajo ningún motivo debido al roce que el filo de la navaja tiene de forma constante con la piel provocando un raspado en la misma para realizar el corte de barba, propiciando la transmisión de fluidos corporales; además, los posibles cortes que se pudiesen dar debido al uso de la navaja son razón suficiente para que esta sea de uso personal.

Navaja en buen estado

Para que las navajas de afeitar puedan realizar un corte preciso y tal como lo queremos es necesario que estas se encuentren en buen estado. La presencia de polvo, humedad u óxido en la navaja hacen que esta pierda las propiedades necesarias para tener un afeitado excelente y pueden llegar a poner en riesgo nuestra salud. El utilizar una navaja fabricada exclusivamente para el afeitado en otras actividades bastante alejadas hace que el filo se pierda progresivamente y el estado de la navaja se vea afectado.

Como vemos, aunque el utilizar navajas de afeitar sea una de las prácticas con más antigüedad dentro del mundo relacionado con el cuidado de la barba, a día de hoy sigue siendo una de las prácticas que mayor utilización y también una de las que mayor cuidado requieren y que no se perfecciona hasta dentro de varios cortes realizados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *